TEST OF THE CITY: PARADIGMATIC ALTERATIONS

Test of the city: “Paradigmatic alterations” 

If we have to think about a city, it is probably easy for us to generate an image in our mind, because our subconscious mind, loaded with preconceptions, takes refuge in the known to conceive the imaginary. But if to this image, forceful in the volatile, we must give it a meaning, its development vanishes in the difficulty to achieve it. That is why, to specify the city in which we are understood and which direction directs my vision of architecture, it is necessary to conceptualize the city as a series of waves in time, where each architectural element is a curvature in space which oscillates between past, present and future of it.

pawel-nolbert-284330
Los Angeles, United States. © Pawel Nolbert.

Suppose a string of finite size where its ends are controllable. The word “city” will represent random movements. To the X and Z axes we will call them “society” and the tension forces in the Y axis will be called “state”, while the word “field”, understood as absence of city, will be subject to a point or static points in the space.

CAMPO-MONOTONO
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Nicolas Giordano.

To begin, we designate the ends of the string as “field”. The result obtained will be a static rope without oscillations and homogeneous character without the presence of a city.
Now suppose a constant “state”, without movements in the Y axis, with movements in the “society” in the X and Z axes, producing a rotation. We will obtain different monotonous cities and without frequency that differ by their amplitude according to the tension of the “state”.
If we propose an absence of changes in the “society” and a “state” that varies its tensions, it will produce constant oscillations with maximum and minimum predictable and repetitive peaks.

CAMPO-CIUDAD
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Nicolas Giordano.

In most contemporary cities we see simultaneous variations of all the factors mentioned above, changes in the “state” and in the “society”. As a result, we will obtain discontinuous oscillations that are counteracted between one end and the other, with critical stress points capable of producing breaks in the rope. In this case, there is no homogeneity, but there is no control of events.

Ultimately, let’s call an extreme “field” and the rest will be defined by the “city” oscillations. The event launched will be an oscillation of the string with variations of intensity along its entire length, increasing in its limit tending to “city” and decreasing in its limit tending to “field”. The oscillations can be observed with greater precision and controlled more easily in one of its extremes (field).

CAMPO-CIUDAD2
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Nicolas Giordano.

If we name “field” to the ends and other points of the rope and assign between each pair of these points “city” oscillations, being all different from each other the events that affect each “city”, we can determine their oscillations and their limits of a controlled and non-homogeneous way. The greater the intensity of the events, the smaller the distance between the “field” points and vice versa.

CIUDAD-CIUDAD
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Juan Verdaguer Aguerrebehere.

The proposed model makes our current situation evident. This is reflected in the event “city” – “city”, asserting that the positioning in favor of the fragmentation of cities should not fall into the homogeneity of the constant systematic in which a plan can be incurred to carry it out .
Why not think a plan that takes into account all these oscillations without opposing them trying to eliminate the fixed points, without trying to take the “city” to the “field”, or the “field” to the “city”, but merge them generating a whole? Why not break the limits set by cities and think of a more porous, more open city, where you stop thinking about peripheries?

NO NAME Architecture

ARQUITECTURA SIN NOMBRE #20

“Para ser arquitecto hace falta tener un sueño, ideales y energía física para mantenerlo, y espero que los jóvenes tengan esos sueños y esa energía que los ayude a mantenerlos”

ARQUITECTURA SIN DUEÑO

ARQUITECTURA SIN DUEÑO

Es preciso detenernos a evaluar cuál es nuestra  posición actual respecto a la arquitectura. Si bien existen diversas realidades sociales, culturales y económicas que imperan sobre las ciudades del mundo, prevalece sobre ellas un aspecto que caracteriza al gran porcentaje del tejido urbano formal. Este aspecto es el de constituir arquitectura de la apariencia y no arquitectura espacial, es decir, su postura frente al espacio es representativa y no constitutiva. Esto implica que tiene mayor importancia cómo se muestra un espacio y no cómo se vive. Dicha posición es a la que determino como hipocresía arquitectónica.

ARQUITECTURA-SIN-DUEÑO 7

Cada período histórico tuvo su tipología predominante, cuya perduración en el avance del tiempo nos mostró cómo era la sociedad que la habitaba, o bien, qué aspectos eran más importantes por sobre otros. Si tendríamos que consensuar cuál es la arquitectura representativa de este período, probablemente no nos sería difícil pensar en la tipología del habitar de mayor alcance, la vivienda. Esta arquitectura cargada de hipocresía logra reproducirse a nivel global gracias a las posibilidades que presenta la comunicación proporcionada por el avance tecnológico. En ella se puede observar la carencia espacial generada por la motivación meramente comercial, que infunde un sentido tergiversado del habitar corrompiendo así su concepción esencial. Se establece como criterio de habitabilidad a la imagen que proporciona la obra, haciendo caso omiso a los aspectos que harán de la vivienda un hogar, es decir, es concebir la caja en la caja, en donde el fin es la caja interior pero la motivación es adjudicada a la caja exterior. Con estos elementos podemos denotar que existe una arquitectura replicada sistemáticamente no sólo en la apariencia sino en el concepto que se ejecuta como arbitrariedad espacial.

ARQUITECTURA-SIN-DUEÑO 6

Existe una enajenación en la condición primaria del habitar conducida por la metodología inmobiliaria, imponiendo un sentido inconsciente de egoísmo social, conformado por una sociedad que la sigue incrementando debido a su falta de discernimiento y desarrollada por una rueda que no solo los comprende como consumidores sino también como autores. Es necesario entonces, entender que  lo privado es aún más social que lo público, sino, ¿Cuál es el fin de la arquitectura meramente inmobiliaria lograda actualmente, en donde lo importante es pertenecer a una tipología que muestre a los demás su posición de consumo? ¿A quién responde la arquitectura cuando la misma se incorpora a través de catálogos? Caer en el delirio de creer que la arquitectura puede reproducirse  en serie y venderse como espacio privado, como máquina de habitar, es el error primario arrastrado desde la revolución industrial, que en conjunto, arquitectos y sociedad no supimos apartar hasta nuestros días, generando en esta simbiosis la misma a la cual hacemos parte y crítica.

ARQUITECTURA-SIN-DUEÑO 5

Si cualquier persona se asombra al presenciar edificaciones de civilizaciones anteriores, es pertinente preguntarnos el  por qué y reflexionar acerca del tipo de obra y sociedad que se está viendo. ¿Quién es dueño de las obras del pasado?  Si fuese nuestro caso el que sufrió el paso del tiempo, ¿Qué estaríamos observando? Seamos conscientes de que formamos un pasado presente.

 A todos nos pertenece la arquitectura, pero nadie puede decirse dueño de ella.

NO NAME Arquitectura

ENSAYO DE LA CIUDAD: ALTERACIONES PARADIGMÁTICAS

Ensayo de la ciudad: “Alteraciones paradigmáticas” 

Si tenemos que pensar en una ciudad, seguramente nos es fácil generar una imagen en nuestra mente, porque nuestro subconsciente cargado de preconceptos se guarece en lo conocido para concebir lo imaginario. Pero si a esta imagen, contundente en lo volátil, debemos darle una significación, su desarrollo se desvanece en la dificultad por lograrlo. Es por eso que, para precisar la ciudad en la que nos vemos comprendidos y a cuál dirige el rumbo mi visión de arquitectura, es menester conceptualizar a la ciudad como una serie de ondas en el tiempo, donde cada elemento arquitectónico es una curvatura en el espacio que oscila entre pasado, presente y futuro de la misma.

pawel-nolbert-284330
Los Angeles, United States. © Pawel Nolbert.

Supongamos una cuerda de tamaño finito donde sus extremos sean controlables. La palabra “ciudad” representará movimientos aleatorios. A los ejes X y Z los denominaremos “sociedad” y las fuerzas de tensión en el eje Y serán denominadas “estado”, mientras que la palabra “campo”, entendida como ausencia de ciudad, estará sujeta a un punto o puntos estáticos en el espacio.

CAMPO-MONOTONO
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Nicolas Giordano.

Para comenzar, designemos los extremos de la cuerda como “campo”. El resultado obtenido será una cuerda estática sin oscilaciones y de carácter homogéneo sin presencia de ciudad.
Ahora supongamos un “estado” constante, sin movimientos en el eje Y, con movimientos en la “sociedad” en los ejes X y Z, produciendo una rotación. Obtendremos distintas ciudades monótonas y sin frecuencia que se diferencian por su amplitud según la tensión del “estado”.
Si planteamos una ausencia de cambios en la “sociedad” y un “estado” que varía sus tensiones, producirá oscilaciones constantes con picos máximos y mínimos predecibles y repetitivos.

CAMPO-CIUDAD
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Nicolas Giordano.

En la mayoría de las ciudades contemporáneas vemos variaciones simultáneas de todos los factores mencionados anteriormente, cambios en el “estado” y en la “sociedad”. Como resultado obtendremos oscilaciones discontinuas que se contrarrestan entre un extremo y el otro, con puntos de tensión críticos capaces de producir roturas en la cuerda. En este caso, no existe homogeneidad, pero tampoco un control de los sucesos.

En última instancia, llamemos a un extremo “campo” y el restante quedará definido por las oscilaciones de la “ciudad”. El suceso arrojado será una oscilación de la cuerda con variaciones de intensidad en toda su longitud, incrementándose en su límite tendiendo a “ciudad” y disminuyendo en su límite tendiendo a “campo”. Las oscilaciones pueden ser observadas con mayor precisión y controladas con mayor facilidad en uno de sus extremos (campo).

CAMPO-CIUDAD2
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Nicolas Giordano.

Si nombramos “campo” a los extremos y otros puntos de la cuerda y asignamos entre cada par de estos puntos oscilaciones “ciudad”, siendo todos diferentes entre sí los eventos que afectan a cada “ciudad”, podremos determinar sus oscilaciones y sus límites de una manera controlada y no homogénea. A mayor intensidad de los eventos, menor distancia entre los puntos “campo” y viceversa.

CIUDAD-CIUDAD
Ciudad conceptual – Oscilaciones. © Juan Verdaguer Aguerrebehere.

El modelo planteado hace evidente nuestra actualidad. Esta se ve reflejada en el suceso “ciudad”- “ciudad”, aseverando que el posicionamiento a favor de la fragmentación de las ciudades no debe caer en la homogeneidad de la sistemática constante en la que pueda llegar a incurrir un plan para llevarla a cabo.
¿Por qué no pensar un plan que tome en cuenta todas estas oscilaciones sin oponerse a ellas tratando de eliminar los puntos fijos, sin intentar llevar la “ciudad” al “campo”, ni el “campo” a la “ciudad”, sino fusionarlos generando un todo?¿Por qué no romper los límites que establecen las ciudades y pensar una ciudad más porosa, más abierta, donde se deje de pensar en periferias?

NO NAME Arquitectura